Sobre mí

Mi llegada al ámbito de la Salud y el Bienestar, y en especial al ámbito de las Terapias complementarias, surge como un proceso natural que tiene como comienzo, por un lado, mi trabajo en el ámbito del mundo social, realizando proyectos de Integración, Mediación y trabajo de Género (Empoderamiento y Liderazgo), pero sobre todo, por mi trabajo de más de 15 años como profesora de Danza (www.danzadeagua.com) .

Durante estos años, la certeza de que la danza, no era sólo un trabajo físico, sino que confluían de forma indisoluble nuestros otros estadios, mental, emocional y espiritual, fue algo que marcó mi forma de enseñar. De forma orgánica, empecé una búsqueda que me llevó hasta mi formación como terapeuta de Shiatsu Zen, llegar a una escuela maravillosa, a la que debo mi amor a esta Terapia, Amigos del Shiatsu (https://amigosdelshiatsu.com/) cambió de manera tangencial mi forma de ver la Salud. Durante mis años de formación pude aprender técnicas, no sólo de masaje terapéutico, sino también trabajos corporales basados en el Chi Kung, Makko-ho, Yoga, etc., así como una herramienta que al conocerla me hizo ver el gran potencial que tenía, el Automasaje (Do-in).

Comenzaron entonces dos nuevos caminos, que si bien van unidos en su base, pretenden ofrecer cada uno alternativas variadas para una mejor atención. Por un lado, abordar el Equilibrio, la Salud y el Bienestar como Terapeuta de Shiatsu Zen, un trabajo dirigido a acompañar de manera individual en la prevención y mejora de la salud, con tratamientos basados en diagnósticos que permitirán incidir de manera más directa en las necesidades
de cada persona. Por otro lado, trabajar el Equilibrio, la Salud y el Bienestar con un programa de Autocuidados dirigido a Empresas e Instituciones, donde de manera grupal, se ofrecerán herramientas sencillas y directas a través del Automasaje, Técnicas de Estiramientos (Makko-ho, Sotai), y otras técnicas Orientales (Chi Kung, Yoga, Meditación) que permitan crear espacios en los que podamos reconectar con nuestro cuerpo, aprender a escucharlo y cuidarlo mejorando así síntomas como el estrés, cansancio, tensiones musculares, problemas de sueño, etc.